Afectar el futuro.

Fecha: noviembre 16, 2014 - 1:36 pm Por: Jonathan Ascanio

Existen muchas ocasiones en que reconocemos de donde proviene un estado de ánimo displicente, cansado, indiferente o simplemente de mal humor dentro de nosotros, puede que hayan conflictos en nuestra vida, problemas de salud, incluso una baja en nuestra economía, y al saber de dónde proviene podemos trabajar al respecto. Pero también existen esas ocasiones en que sin razón alguna nos sentimos ofuscados, y nos preguntamos algo como: ¿Qué estará pasándome? ¿Estaré haciendo algo mal? Siento que todo lo estoy haciendo bien en mi vida y sin embargo me siento así.

En ese instante podemos respirar y asumir “bueno tiene que ser casualidad porque no encuentro otra explicación”. Si, puede parecer casualidad, pero créeme, no lo es.

“Todo lo que tenemos enfrente, cualquier cosa a la que nos enfrentamos, incluyendo esos bajones en nuestro ánimo, son el resultado de algo que creamos en el pasado, bien sea que se refiera al día anterior, hace un año, una década, o algunas vidas atrás”.

El Zóhar nos habla de que en nuestro mundo físico existe tanto de bien como de mal y depende de nosotros a qué lado nos apegamos y de acuerdo a ello recibiremos. Inclusive habla de dos campos uno es labrado por el creador y en el todo es fructífero con frutos dulces. El otro es el lado negativo y de allí proviene la muerte, la enfermedad, el caos, y sus frutos obviamente son amargos. Si analizamos esto entendemos que toda decisión que tomamos es una semilla que plantamos. Si la semilla es plantada con buenas intenciones y con la conciencia correcta, es seguro que produzcamos un milagro en el futuro. Si en cambio plantamos la semilla con negatividad, en lugar de un milagro, puede que obtengamos muy malas noticias.

Esos estados de temor, inseguridad o malestar que se reflejan en ti, pueden ser incluso que hace diez años hiciste sentir a alguien de la misma forma y hoy lo ves reflejado en ti de esa manera. Pero la situación no es atar los cabos que nos lleven hasta la causa, eso no nos serviría de nada a estas alturas, lo que necesitamos y por eso cite el párrafo anterior, es saber que la forma de cambiar el futuro está aquí en nuestras manos y es sabiendo y esforzándonos por sembrar del lado correcto del campo, del lado del campo labrado por el creador.

Por lo tanto no necesitamos saber exactamente que hicimos porque lo más seguro es que no lo recordemos jamás, pero si el compromiso ferviente de que hoy estamos cambiando constantemente cualquier futuro en el que tengamos que atravesar lo mismo ¿Cómo? dirigiendo nuestras acciones hacia la proactividad con lo que podremos crear formas ilimitadas para transformar la negatividad en prosperidad.

Acepta los días oscuros como parte de tu proceso, sabiendo que si hoy estamos sembrando del lado del campo correcto mañana será mucho mejor porque cada acción e intención afectará nuestro futuro de una u otra forma.

Bendiciones y luz…
Con amor: Jonathan.

Deja un comentario