De vuelta al juego.

Fecha: enero 4, 2015 - 7:04 am Por: Jonathan Ascanio

Es ese momento nuevamente, la dulce y amarga transición de unas largas vacaciones para iniciar la escuela. Kabbalisticamente siempre decimos que la sabiduría que no se convierte en transformación personal, entonces es solo basura. Siendo así, necesitamos aplicar todos nuestros conocimientos para que podamos ver con más claridad lo que tenemos que cambiar y trabajar, hemos tenido tiempo de reflexionar, hemos disfrutado del compartir excelso que brinda la época navideña y tenemos la oportunidad de comenzar con borrón y cuenta nueva. Cuando los niños regresan a la escuela, la vida como padres, maestros, hermanos, familiares o responsables, también cambia. Queremos asegurarnos de que estamos entrando en el otoño con la conciencia adecuada para enfrentar viejos y nuevos retos y apoyar a estos pequeños de la mejor manera.

 

Respecto a las áreas en las que todos enfrentamos retos durante el año escolar, las veo en cinco categorías, que enlisto a continuación, junto con algunos consejos espirituales.

 

1. Mañanas

 

Yo sé que por las mañanas es muy difícil o casi imposible evitar el estrés de salir de casa. Pero recuerda que también es un momento difícil para nuestros hijos, como dice un antiguo adagio: “nuestro primer problema es no ver desde ambas perspectivas, si es difícil para ti, es difícil para ellos”. Y si no lo controlamos estamos enviando el mensaje de que cuando las cosas se ponen tensas todo lo que podemos hacer es ser reactivos.

Así que la noche anterior tratemos de planificar lo más posible: las meriendas, la elección de los almuerzos, los formularios que deben firmarse, la ropa, las tareas, etc. por lo que en la mañana tendremos más tiempo para ver a nuestros pequeños a los ojos y asegurarnos de que están preparados emocionalmente para ir a la escuela. Sí, lograr que nuestros niños lleguen a tiempo a la escuela es importante, pero es más importante enviarlos sintiéndose bien consigo mismos y su relación con nosotros.

 

2. Exámenes y Tareas

 

¿Eres de esos padres que están al lado de sus hijos mientras hacen la tarea? ¿Tal vez les ayudas sólo un poquito? O quizá eres el padre que no sabe nada sobre el trabajo escolar de su hijo hasta que recibe una llamada por parte del profesor. Este año 2015 (5775) tratemos de encontrar un equilibrio entre no estar involucrados y estar demasiado involucrados. Recordemos que el proceso es más importante que el resultado final. No nos enfoquemos sólo en las calificaciones, sino también en qué habilidades y comportamientos están aprendiendo nuestros niños. Muchos padres asumen todo el trabajo escolar de sus pequeños, solo para una mejor calificación, pero terminan limitando al máximo la posibilidad de su propio desarrollo motriz, y sus talentos.

 

3. Amistad y el “bullying”

 

Todos queremos que en la escuela nuestros hijos tengan amigos y una vida social satisfactoria. Entonces, ¿Qué herramienta espiritual podemos darles? Lo más importante es que entiendan que un verdadero amigo te trata con dignidad y respeto, y que menos que eso, no cuenta como una verdadera amistad. Otro signo de una amistad verdadera es que pueden ser ellos mismos cuando están juntos y no actuar como alguien que no son.

Nuestra otra responsabilidad está en investigar e identificar si nuestros hijos están siendo acosados, o si ellos mismos están siendo acosadores. No importa quién es el responsable, todos debemos tener cero tolerancia al “Bullying”.

 

4. Lidiando con el personal escolar y los profesores

 

¿Cómo reaccionas cuando el profesor llama o manda a casa un recado sobre el comportamiento de tu hijo? Aquí hay otra oportunidad para encontrar el equilibrio entre ser el padre que de inmediato está del lado del maestro y el padre que no está dispuesto a escuchar nada malo sobre su hijo. Generalmente oigo de muchos casos en los que, son los padres quienes no quieren ver los puntos oscuros de sus propios hijos, y sobre todo, los puntos oscuros que como adultos y responsables de su crianza vamos fomentando y creando en ellos.

Tres consejos:

• Debes estar abierto a escuchar críticas sobre tu hijo
• Escucha las quejas de tu hijo
• Pon los intereses de tu hijo por delante

 

5. Hora de dormir

 

La hora de dormir puede ser una lucha, pero podemos hacer que sea mucho más agradable si tomamos ventaja de la oportunidad que se presenta. Cuando al recoger a tu hijo le preguntas sobre la escuela, la mejor respuesta que obtienes es “bien.” Pero por la noche, cuando todo está en calma y el niño está en la cama, comenzará a hablar de su día con gran detalle. Tómate el tiempo para escuchar, incluso si la hora de dormir se atrasa veinte minutos más de lo que quisieras. Aprovechen juntos ese tiempo para reflexionar sobre lo que pasó, lo que podría haber hecho de otra manera, y cuáles son sus objetivos para mañana. Ten en cuenta que este trabajo es en grupo y que no depende de uno o de otro, sino del trabajo en equipo y cuanto logres, como dueño de la conciencia, ser parte importante del juego.

Ayudar a los niños a empezar un año escolar exitoso tiene mucho que ver con nuestra propia conciencia y el apoyo que les damos desde el primer día.

Bendiciones y luz…

Deja un comentario