EL árbol de la vida.

Fecha: diciembre 22, 2013 - 10:42 am Por: Jonathan Ascanio

Descargar

¿Cuál es el origen de la Kabbalah?

El desierto de Sinaí es un lugar que no pertenece a nadie, es de todos

En la revelación del Sinaí, ocurrida en el año 2448 desde la creación del mundo, el profeta Moisés enseñó al pueblo la Ley Escrita y la Ley Oral. La Kabbalah se nutre de estos textos como fuente primaria para su aprendizaje.

La Ley Escrita se canonizó en el año 440 antes de la era común configurando lo que se conoce hoy en día como la Biblia, compuesta por tres partes: Pentateuco, Profetas y sus Escritos.

La Ley Oral está constituida por la Mishná, la Guemará, el Midrash y la Kabbalah.

¿Cómo se transmitió la Kabbalah?

En un principio, la Kabbalah fue un conocimiento que se transmitió y recibió de boca del maestro a oído del alumno, por lo tanto, se mantenía en círculos muy herméticos y donde nadie hablaba del tema en público y mucho menos lo escribía. De esta manera se fue transmitiendo de generación en generación hasta nuestros días donde las fuentes han sido publicadas y todos tenemos la oportunidad de informarnos y formarnos en la doctrina mística.

Desde la antigüedad hubo rabinos que recibieron este conocimiento Kabbalístico en forma oral y lo escribieron (Siglo II), y hoy en día esta sabiduría nos llega a través del libro del Zohar, que significa “Esplendor”.

Las diez Sefirot

La conexión entre Dios y el hombre se realiza mediante las 10 Sefirot en un proceso que abarca toda la transformación y compatibilidad existente entre Los Cielos y la Tierra. Las Sefirot se encargan de decodificar y transformar lo Divino y hacerlo viable para la interacción humana. El alma como chispa Divina es un ejemplo de este proceso.
Se puede definir a las Sefirot como una especie de transformadores que se encargan de filtran o interpretar la Sabiduría Divina para que ésta pueda ser percibida según la óptica humana. En este sentido, toda la naturaleza no es más que la manifestación física de conceptos altamente espirituales.

Toda creación tanto espiritual como material contiene un sistema de diez Sefirot
El número diez representa la totalidad, el 100%, sin que falte ni sobre nada.

Etimología de la palabra Sefirah

El Sefer Yetzirah o Libro de la Creación define la palabra SeFiRaH en tres formas:

1) Sefer: literalmente “libro”, haciendo alusión a la extensión, es decir, al espacio.
2) Sofer: textualmente “escritor o escriba”, refiriéndose a los ciclos de escritura entre las letras y las palabras.
3) Sipur: exactamente “cuento o narración” y es el que entrelaza el libro con el escritor, así como el alma entre la Creación y el hombre.

Podemos observar así que las letras S-F-R ??? indican tres elementos:

1) Espacio: en hebreo Olam
2) Tiempo: en hebreo Shanah
3) Alma: en hebreo Néfesh

Las Diez Sefirot

Las Sefirot se ubican en el Árbol de la Vida y son las siguientes:

1) KÉTER:

La corona o Voluntad Inicial

La corona o Voluntad Inicial

Es la primera emanación (Sefirah 1). Sus símbolos son el punto y la corona y le corresponde el número uno, representando la Voluntad creadora de Dios. También es el inicio de la energía de la columna que equilibra y media entre las fuerzas masculinas y femeninas.

2) JOJMAH:

Sabiduría

Sabiduría

El conocimiento general de las cosas es Jojmah (Sefirah 2), que representa la sabiduría totalizadora e integradora como la fuerza impulsora de todo lo activo y como una potencia activa, semejante al amanecer de un nuevo día. Es comparable a aquella persona que se encuentra en un lugar y tiene una visión general del espacio, los objetos y las personas, y a medida que detalla, este conocimiento se filtra para así convertirse en la tercera Sefirah (Binah).

3) BINAH:

Entendimiento

Entendimiento

Es la inteligencia, la comprensión y representa el conocimiento particular y detallado (Sefirah 3). Se muestra como la madre del universo, pasiva y receptora. Pertenece a la columna de la severidad y complementa a Jojmah. Kéter, Jojmah y Binah formalizan la primera triada que incluye los aspectos teóricos de la Creación.

4) Jésed:

Benevolencia

Benevolencia

Corresponde a la bondad, a la merced, al amor y la expansión desinteresada e incondicional de estos valores. Es una fuerza dinámica y caracterizada por lo masculino (Sefirah 4).

5) GUEVURAH:

Potencia o Juicio

Potencia o Juicio

Representa la severidad y la disciplina y es la contraposición a Jésed, lo cual mantiene el equilibrio de las Sefirot. Por otra parte, Guevurah (Sefirah 5) es la energía que limpia el terreno para crear nuevas estructuras. Es una fuerza pasiva y femenina.

6) TIFERET:

Armonía

Armonía

Es la belleza, lo estético, como toda ciencia artística y de inspiración. Es una energía vital que armoniza las fuerzas positivas y negativas, centralizándolas en el medio como el fiel de una balanza. Pertenece a la columna del equilibrio (Sefirah 6).

7) NÉTZAJ:

Victoria

Victoria

Simboliza la perseverancia y el triunfo, es la fuerza masculina de la naturaleza, los sentidos y las pasiones. También es la luz de las artes y del ritmo, del movimiento y del color. Pertenece a la columna de la misericordia (Sefirah 7).

8) HOD:

Majestuosidad

Majestuosidad

Representa la gloria y el esplendor de la ley, que se hace cumplir con rigurosidad, con amplitud y belleza (Sefirah 8). También se define como las facultades superiores de la mente, como lo son la lógica y el análisis. Pertenece a la columna femenina de la severidad y apoya la función de Nétzaj.

9) YESOD:

Fundamento

Fundamento

Es el carácter de administración y almacenamiento. Es la novena Sefirah y en ella no ocurren cambios o transformaciones sustanciales de la energía, sino más bien se dispone de ella y luego se concreta o manifiesta en la décima Sefirah. También representa la creación o trama relacionado a los misterios. Pertenece a la columna del equilibrio y es la base de todas las fuerzas activas.

10) MALJUT:

Reino

Reino

Es la décima y última Sefirah y representa el materialismo concreto, siendo la máxima densidad de la energía. Es un compendio de las nueve Sefirot restantes. Maljut se refleja a través de impedimentos y obstáculos para el crecimiento humano. También se conoce con el nombre de Shejinah, indicando la Presencia de Dios, alma o chispa Divina que se aloja en el hombre.

Deja un comentario