En el desierto

13 Abr 2017
240 times

Acabamos de terminar el cuarto libro de Moshe, el libro de Bamidbar, con una doble porción Matot-Masei. Hay muchísimas enseñanzas en ambas como de costumbre pero quiero resaltar una especial que espero que nos ayude a tener la amplitud de conciencia suficiente para enfrentar las dificultades de nuestra vida de forma diferente. Al comienzo de la parasha de Masei está escrito: “Estos son los viajes de los hijos de Israel, quienes salieron de Egipto, con sus huestes, guiados de la mano por Moshé y Aharón.” A continuación el siguiente versículo revela una hermosa conexión espiritual, dice: “Y escribió Moshé los orígenes de sus viajes por mandato de Dios, y estos son sus viajes desde sus orígenes.” Luego la Torá relata los 42 viajes desde Egipto, después de que el pueblo judío salió de Egipto, hasta que llegamos a la tierra buena y abundante, la Tierra de Israel.

 

Existieron entonces 42 viajes en este lapso. Pero, fueron más de 42 viajes, ¿entonces porque Dios manda a Moshe a enumerar solo 42? En la kabbalah se afirma que estos viajes en realidad reflejan toda la vida de una persona, todas las dificultades que enfrenta desde el momento que sale del útero hasta su último día en este mundo. Por lo tanto Dios manda a enumerar los viajes que el eligió para que los Israelitas se transformaran y estos lo hicieron a través de trascenderlos, por ende lo que trato de decir, es que una persona puede recibir 100 oportunidades, 100 viajes, pero solo porque no ha logrado trascender estos 42, por ende cada uno empezara a regresar, en otro tiempo y de otra manera, pero cada uno requiere transitar en 42 senderos que son el camino hacia la elevación del alma, el trabajo de Las personas es por lo tanto que estamos siempre en un viaje, atravesando aventuras en nuestras vidas, y esto es lo que la Torá está relatando, y cada uno de nosotros podemos encontrarnos allí. Bien sea que estemos atravesando una enfermedad, un problema económico, de pareja, con nuestros hijos, absolutamente cualquier cosa, es parte de mi desarrollo. Mi vida, mis viajes, está todo en estos 42 viajes. Pero, ¿Que significa la frase “los orígenes de sus viajes”? y también nos preguntamos ¿por qué el versículo cambia de orden, y primero dice: “Moshé escribió los orígenes de sus viajes por mandato Divino,” y luego dice “Y estos son sus viajes desde sus orígenes.”?

 

Expliquemos un secreto de sabiduría muy importante revelado por los kabbalistas acerca de qué trata de decirnos la Torá con “los orígenes de sus viajes”. Una persona, cada uno de nosotros en el mundo, cada alma, “es una parte de Dios en lo alto”, esto quiere decir que nuestra alma proviene de la esencia creadora Divina, de la voluntad de Dios. Entonces cada uno de nosotros posee una raíz de alma allá arriba que es la chispa Divina con la que fuimos creados, nuestra conexión con Dios. Y esa conexión, esa chispa de luz se llama “origen”, ¿Qué es un origen? el origen es la esencia, el lugar de donde has venido, y todos hemos venido de esa chispa, de esa parte Divina heredada en nosotros por Dios. Y el viaje es ese que hacemos al momento de ir desde ese lugar de origen en lo alto, hacia el lugar que nos encontramos ahora, en este instante. Cuando Moshe por ende habla de “los orígenes de sus viajes” se está refiriendo al momento en que encarnamos en la vida que estamos ocupando ahora, nuestra encarnación actual. Descendemos con el propósito único de corregirnos, pero antes de venir nos encontrábamos en un lugar elevado, más que el que tenemos en el mundo físico, así que se revela esta respuesta que es que sumamente importante que entendamos, La meta de la vida es, tal como el patriarca Abraham, es esparcir la Divinidad en el mundo, divulgar que Dios es Uno. Este es el papel de cada alma. Es el propósito esencial y fundamental de “los orígenes de sus viajes”. Pero mientras cada alma realiza su deber, experimenta a la vez una variedad de historias, como cuentos de vida, una novela con dificultades y penurias que le ocurren en su vida, parte de su viaje en este mundo, ¿Por qué? porque existe un oponente que nos hace el trabajo difícil para que esta superación provenga de un verdadero apego a ese origen que es Dios, y no por un estado de conveniencia, porque el hombre debe aprender a acercarse a Dios por amor y nos porque es lo que más me conviene, por ende “el origen” se mantiene oculto y lo que vemos o percibimos es limitado y caótico según nuestro intelecto. Así entonces la frase termina en “estos son los orígenes de nuestros viajes”, “por mandato divino”, porque es la orden directa de Dios y es el quien nos hace descender a el proceso de corrección, de El proviene esta oportunidad y cada una de las que recibimos durante los 42 viajes.

 

Luego tenemos una segunda frase, “y estos son sus viajes desde sus orígenes”, primero habíamos aclarado “los orígenes de sus viajes”, ¿y por qué de forma contradictoria aparentemente Moshe decide luego decir “los orígenes de sus viajes”? ¿Qué significa esto? Este verso nos dice que el objetivo, todo el propósito de que vaya en las travesías de mi vida, los 42 viajes, ejemplificados en la Torá a través de los viajes de los Israelitas desde Egipto hasta la Tierra de Israel, la Tierra Prometida, es que todo el tiempo tengo que meditar en que cada viaje me regresa a mi origen, “Estos son sus viajes a sus orígenes”. Ya hemos dicho que nuestro origen es justamente la esencia de Dios en lo alto, de allá hemos venido, y todo el trabajo que realizamos aquí tiene que ver justamente con una corrección que nos permita regresar a nuestro origen, a “Dios en lo alto”.

 

Entonces, mientras avanzo en la aventura de la vida, mientras tránsito por mis 42 viajes, en cada momento voy ascendiendo y acercándome un poco más a mi raíz. Cada vez que trasciendo sobre uno de estos 42 viajes, estoy corrigiendo un aspecto de alma que me hacía incompatible con el deseo primordial que es lograr una Devekut (adhesión) cada vez más cercana a Dios. Y no solamente estoy regresando a mi fuente, también estoy retornando a ella con más cercanía. ¿Qué quiere decir esto? justamente como lo acabamos de decir, descendemos a realizar estos viajes porque mi alma imperfecta mantiene un estado diametralmente opuesto a la energía del Creador, así que venimos a corregir lo suficiente para eliminar esos atributos contrarios que me alejan de la santidad. Por lo tanto cuando la luz es reflejada, desde abajo hacia arriba, cuando voy alcanzando corrección en mi alma, es “Y estos son sus viajes hacia sus orígenes.” También debemos entender que se regresa a un lugar más alto que su origen anterior, más alto que de donde vino su emanación original.

 

Expliquémoslo de esta forma: supongamos que todo se trata de una escala del uno al diez, y al momento de “el viaje desde nuestro origen” estábamos en un nivel 1, siendo el más alto el 10, donde se encuentra la mayor energía del Creador, aun así pertenecemos a la raíz de Dios porque todos es Dios y no existe nada más, pero estábamos en un nivel 1, en un nivel donde no hemos logrado la perfección que Dios quiere para nuestra alma. Entonces encarnamos a un proceso de corrección de 42 viajes y los logramos trascender todos y cada uno, logramos aprender y crecer, transformarnos y hacernos altruistas a través de nuestros 42 viajes, entonces hicimos “los viajes a nuestros orígenes” nuevamente, pero en lugar de regresar al nivel 1 donde estábamos antes de venir, logramos elevarnos al nivel 3, por ende estamos más cerca del propósito total que es la adhesión con el Creador. Más alto que de donde estaba el alma (en su raíz) antes de que descendiera al cuerpo. De otra manera, ¿qué caso tendría? Pues el propósito de todo descenso es ascender. Si tú desciendes de tu origen para viajar, pero, después, “Estos son sus viajes a sus orígenes,” entonces alcanzas la esencia de tu origen, incluso más alto que el punto original de partida. Este es el significado de “Estos son sus viajes hacia sus orígenes.”

 

Entonces cada uno de esos 42 viajes, que son verdaderos desafíos en nuestras vidas, ejemplificados en la historia de la Torá como los viajes del desierto, el desierto siempre representa un lugar desafiante, difícil, solo, lleno de tristeza, de trabajo duro, son en realidad los viajes de nuestras vidas, los 42 viajes que necesitamos atravesar y no solo eso, en ocasiones, y esta es una verdad para la mayoría de nosotros, queremos huir de cualquier problema, cualquier cosa que no sea “lo que yo espero”, entonces no es bienvenida, inmediatamente oramos a Dios y decimos “quítame esto de encima”, “no quiero soportar esto”, y nos alejamos de las circunstancias dolorosas, es cierto que el dolor, el sacrificio es una etapa que no es fácil de afrontar, pero según este concepto los kabbalistas revelan que en realidad deberíamos anhelar con alegría que estos viajes se manifiesten. Deberíamos amar completamente cada proceso difícil ¿Por qué? porque se que es uno de mis 42 viajes y este solo me está regresando a mi esencia, a mi origen que es un lugar más alto y cercano hacia Dios.

 

Yo espero que todos nosotros conscientemente empecemos a entender esto y a vivir los procesos de nuestras vidas, tanto los de felicidad total, como los de dificultad con una entrega y pasión igualmente inspiradora, sabiendo que los momentos buenos son la recompensa que Dios me ha querido otorgar, y los duros momentos, en realidad solo significan que estoy acercándome a mi origen y esta es una oportunidad que deberíamos agradecer cada día. que recibamos todos y cada uno el poder “estos son los viajes desde nuestro origen” que significa que desandamos y recibamos la oportunidad de corrección del Santo, Bendito El. Y así mismo en ese orden recibamos el poder de “los viajes hacia nuestro origen”, que son los desafíos de nuestros 42 viajes, para alcanzar cada vez un estado de adhesión tal con el Creador que se manifieste la corrección final o Gmar Hatikun. Que se pronto y en nuestros días.

 

Bendiciones y luz…

Con amor: Jonathan.

Last modified on Jueves, 13 Julio 2017 11:48
Rate this item
(0 votes)
TuKabbalah.com.ve

Somos una organización dedicada a expandir los conocimientos de la kabbalah, sin fines de lucro por medio de el Instituto de Kabbalah Universal (IKU) que a su vez es una fundación de enseñanza de la Kabbalah que surge por la necesidad actual de volver a abrevar de las fuentes antiguas de Sabiduría y Misticismo y así darle un giro actual, moderno y adecuado a la formación Kabbalística en pro del desarrollo espiritual e íntegro del individuo y la sociedad.

Website: www.tukabbalah.com.ve

Debemos volver a abrevar de las fuentes antiguas de Sabiduría y Misticismo y así darle un giro actual, moderno y adecuado a la formación Kabbalística.

Más Visto

Recientes