Cavar los pozos del alma Featured

30 Jul 2017
252 times

Son muchas las ocasiones en las que nuestro trabajo está enfocado en una meta total como “quiero cambiar al mundo”, y está muy bien que queramos y tengamos una meta tan excelsa, el problema es ¿Cómo o de qué forma nos preparamos para crear ese cambio en el mundo? generalmente respondemos a esta pregunta  diciéndonos: ayudando al prójimo, tratando de dar caridad, compartiendo un poco y con mis estudios de Zóhar, etc. Pero existe una verdad que revelan los kabbalistas que es la clave para saber cuándo estamos logrando de esta meta de cambiar al mundo, y es: ¿Cuánto estamos cambiando nosotros internamente al nivel del alma?

 

Siempre fijamos nuestro trabajo en un lugar externo, lo que puedo ayudar a mi vecino a cambiar, a mis hijos a cambiar, a mis amigos a cambiar, todos necesitan cambios y lo notamos perfectamente, pero si no podemos cambiar nosotros internamente es muy probable que ninguno de ellos tampoco cambie; inclusive si no estamos creando el suficiente cambio interno, podemos llenarnos de deseos y acciones para que los demás cambien pero no va a funcionar. La kabbalah explica esto entendiendo el concepto de espejo, el mundo es un gran espejo que manifiesta el movimiento de cada uno de nosotros, pero en el nivel más profundo, a nivel de conciencia cada movimiento es reflejado en la humanidad. De aquí la frase de que “la conciencia modifica la materia”.

 

En la biblia se hace una metáfora en la que Itzjak cavo por sí mismo tres pozos, estos eran Esek (conflicto), Sitna (odio), y finalmente Rejovot (amplitud infinita). Y la Kabbalah revela que estos tres pozos en realidad representan los niveles ascendentes del alma. El proceso de madurez y elevación por sobre el cual debemos elevarnos cada uno de nosotros para alcanzar esa meta de “cambiar al mundo” que tanto anhelamos.

 

El primer nivel en orden ascendente, es decir de abajo hacia arriba, es el del comportamiento, este está representado por Esek (conflicto), la kabbalah nos dice que estos son los atributos innatos en una persona de confianza, sinceridad, veracidad, que rigen las acciones de su personalidad. Su nivel de accionar y responder ante cualquier evento es esta capacidad de dominar su conducta. La corrección de este nivel principal en el alma es la manera de conectarnos y actuar enfocados en una luz o conciencia espiritual por encima de nuestros deseos egoístas, la no corrección de la misma termina dejándonos en el nombre básico del pozo mismo, Esek que son los conflictos que desarrollamos en nuestra vida.

 

El segundo nivel en orden ascendente es Sitna (odio), Una vez que podemos tomar dominio del primer nivel surge este segundo que expresa las emociones, lo emotivo. Estos son los atributos de amor, temor, compasión. Estas son las emociones reales y verdaderas permeando toda el alma. La corrección de este nivel proviene de entender que todo proviene de Dios en lo alto y por lo tanto somos parte unificada de una gran alma, esta es la unidad de Dios manifestada en nuestros niveles emotivos. La no corrección de este nivel nos deja esperando compensar estas emociones a través de las acciones de los demás, es decir, esperando recibir de una fuente externa a nosotros y esto termina también dejándonos sucumbir en el nivel literal del pozo mismo Sitna, un profundo afluente de odio e inclinación a las emociones negativas.

 

El tercer nivel es la corona del nivel intelectual del alma Rejovot (amplitud infinita), una vez que avanzamos en el dominio de las acciones y emociones primer y segundo nivel, nos damos cuenta que este tercer nivel nos permite ver que el dominio de esta mala inclinación y cualquier negatividad en nosotros proviene de la falta de dominio sobre los siete atributos del corazón desde abajo hacia arriba que tanto se trabajan durante la entrega del Omer en la cuenta de las sefira: Jésed: Amor, benevolencia. Guevurá: Justicia, disciplina, restricción, temor. Tiferet: Belleza y armonía, compasión. Nétzaj: Persistencia, fortaleza, ambición. Hod: Humildad, esplendor. Iesod: Cohesión, fundamento. Maljut: Nobleza, soberanía, liderazgo. Entonces para poder alcanzar este dominio final necesitamos retirarnos de toda percepción física y empezar un proceso de auto-anulación ante el Creador que nos permite desarrollar un oído-ojo interiores que permiten al alma ver y estar por encima de todas las klipot y limitaciones de la mente conceptual y desarrollamos en su lugar Jokma, binah, daat, que son la sabiduría, inteligencia y comprensión del alma. Cuando la persona alcanza esta madurez plena del alma, ha trascendido el reino vulnerable a la oposición.

 

Cuando llegamos hasta el nivel intelectual, el más profundo de nuestras almas, podemos finalmente penetrar todas las barreras del mundo y alcanzar Rejovot, el poder y la amplitud infinitos, los regalos de Di-s para ser fructíferos en todo lo que hacemos. Esta es la conciencia de una guía Divina manejando los hilos de nuestras vidas y la oportunidad de una corrección total de todo nuestro trabajo espiritual aquí en la tierra, donde el cambio empieza dentro de nosotros y luego se manifiesta en todos los niveles de lo material e inmaterial, en el mundo espiritual y físico, creando ese “quiero cambiar al mundo” pero esta vez desde el nivel más elevado de la realidad infinita.

 

Bendiciones y luz…

Con amor: Jonathan.

Rate this item
(1 Vote)
TuKabbalah.com.ve

Somos una organización dedicada a expandir los conocimientos de la kabbalah, sin fines de lucro por medio de el Instituto de Kabbalah Universal (IKU) que a su vez es una fundación de enseñanza de la Kabbalah que surge por la necesidad actual de volver a abrevar de las fuentes antiguas de Sabiduría y Misticismo y así darle un giro actual, moderno y adecuado a la formación Kabbalística en pro del desarrollo espiritual e íntegro del individuo y la sociedad.

Website: www.tukabbalah.com.ve

Debemos volver a abrevar de las fuentes antiguas de Sabiduría y Misticismo y así darle un giro actual, moderno y adecuado a la formación Kabbalística.

Más Visto

Recientes