Bienestar constante.

Fecha: febrero 28, 2014 - 12:35 am Por: Jonathan Ascanio

Quizás has pasado uno de esos momentos en que te sientes feliz, rebosante, alegre y sientes que será infinito, que has logrado escalar al nivel donde nada externo puede afectarte. Pero después de unos días (meses, horas, minutos, segundos.) Sucede algo que te encoleriza, te hace reaccionar, te molesta, te incomoda e incluso te hace deprimir y sientes que tal vez no eres tan fuerte o no estás en el nivel que creías estar. Creo que todos en nuestros diferentes procesos hemos pasado por eso, pero alguna vez te has preguntado ¿Por qué no somos constantes en nuestro bienestar?

La razón por la que ocurre esto no se debe a alguna falta de positividad, armonía o que nos estemos alejando de lo que queremos y estamos destinados a ser. Incluso debemos y tenemos que asumir y entender que no importa cuál sea el nivel donde te sientas o cuanto hayas cambiado o crecido, SIEMPRE y CONSTANTEMENTE vamos a ser puestos a prueba. La razón es que a veces estamos conectados a nuestra alma, con la esencia de lo infinito y el modo real de las cosas, y a veces no. Esas veces en las que perdemos el norte estamos atados a la percepción del mundo físico.

Hemos hablado en seminarios, charlas, correos electrónicos y en diferentes reflexiones sobre que la negatividad, el caos, y los retos no son una maldición, al contrario están ahí para empujarnos a ser grandes. Y el ego no es un demonio, sí, es nuestro adversario pero un adversario que esta allí con la misión divina de hacer florecer lo mejor de nosotros, darnos a través del “caos” la oportunidad de revelar y alcanzar nuestra misión. ¿Por qué? Una simple ecuación explica esto: el ego nos empuja al caos. El caos nos hace entender que tenemos que cambiar. Al comenzar a cambiar el ego nos sigue retando constantemente a ser mejores, mejores y mejores. Cuando alcanzamos el pináculo de nuestra misión en la tierra nuestra alma se eleva a los mundos superiores. Entonces ¿es el ego realmente un enemigo? Nuevamente repito es nuestro adversario, y debemos entender cómo trabaja en nuestras mentes para sacar lo mejor de él. Pero al final sin nuestro ego, seriamos seres egoístas sin oportunidad de crecimiento ni superación espiritual, entonces su única intención es llevarnos de regreso a casa con Dios.

Existe una historia referente a este tema que a mí me inspira cada vez que la leo y espero que logre hacer lo mismo contigo:

Existió un rey el cual tenía un hijo único que amaba extremadamente. Y le ordenó con amor que no se acercara a ninguna mujer maligna porque no sería digno de entrar al palacio del rey si este lo hacía… ese hijo prometió entonces a su padre que en honor a su amor no se acercaría a ella.

Fuera del palacio del rey vivía una prostituta que era demasiado hermosa, digna de ser contemplada. Después de algunos días el rey dijo: “deseo conocer los sentimientos de mi hijo hacia mí”. Llamo a la prostituta y le dijo: ve y tienta a mi hijo, para probar sus sentimientos hacia mí. ¿Qué hizo la prostituta? Fue donde el hijo del rey y lo beso y lo acaricio y le ofreció todo tipo de tentaciones. El hijo del rey recordando la promesa a su padre hizo lo que debió hacer; la regaño, no la escucho y la arrojo lejos de él.

El rey al enterarse de la noticia se regocija con su hijo, lo trae al sanctasanctórum de su palacio, y le da regalos y obsequios y un gran honor. ¿Quién causo todo este honor para este hijo? Debemos decir que fue la prostituta. Y la forma del hijo del rey para resistir la tentación del ego de sentirse más hombre tomando a esta mujer para sí. El rey aquí jugo el papel del ego en nosotros, él puso la prueba pero ¿de quién fue la elección? Como siempre únicamente nuestra, el poder del libre albedrio en acción. Tal vez si el hijo hubiera fallado la prueba no habría sido merecedor del reino, entonces ¿podríamos culpar al rey por la debilidad del hijo? “NO”, igualmente como no podemos culpar al ego por ser débiles, el coloca las pruebas y depende de nosotros elegir alcanzar la siguiente fase y todo nuestro potencial o ceder y hundirnos en el caos y la tragedia. ¿Logras entender como las pruebas son bendiciones?

Tal como está escrito: todo aquel que cumple la orden de su señor es realmente bueno bien sea el ángel de la vida o el ángel de la muerte porque ambos cumplen la misión de su señor. Ven y ve: si no hubiera sido por el tentador (ego) entonces el justo no heredaría aquellos tesoros celestiales que son su porción en el mundo por venir. Benditos son aquellos que se encontraron con este tentador, benditos son aquellos que le hicieron frente a este tentador, y que logran salvarse de él, porque por causa de este heredan todo lo que es bueno y todas esas delicias, y todos los placeres del mundo por venir.

Recuerda: En la fuerza de nuestras elecciones esta nuestro futuro, y aceptar esta responsabilidad implica tener mayor aceptación y sobre todo mayor constancia. Tal como dije al comienzo las pruebas para nosotros son constantes. Entonces necesitamos tener certeza constante, amor constante, deseo constante y entusiasmo constante, estas son unas buenas recetas para que nuestra alma empiece a sentir a su vez bienestar constante. De lo contrario puedes seguir pensando que todo es aleatorio y que existe algo llamado suerte que está por llegar para ti, pero en última instancia descubrirás que ese es el punto de vista más caótico de todos.

Este fin de semana aun cuando te resulte imposible ver esos desafíos del ego como bendiciones, empújate a ver cada prueba por negativa o llena de caos que sea como eso, un desafío que superar para un mañana lleno de luz para ti y para el planeta en general con amor y todo lo mejor del mundo por venir…

Te deseo un fin de semana de bendiciones…
Todo lo mejor…
Con todo mi amor: Jonathan.

Deja un comentario


cuatro + 7 =

    Suscríbete

    Suscríbase a nuestro boletin y reciba toda la informacón directamente en tu casilla de correo.

    Buscar