Corregir nuestra psique.

Fecha: diciembre 15, 2018 - 5:39 pm Por: Jonathan Ascanio

Cuando la adversidad viene, el sistema de creencias espiritual/religioso se vuelve una excusa para tomar victimización de cualquier circunstancia y hundirnos en nuestra lástima y autocompasión.

Esta frase es una realidad inconsciente para muchos. Si empezamos a sincerarnos internamente las personas se acercan a una vida espiritual/religiosa con la finalidad de encontrar tranquilidad (económica, moral, familiar, emocional). Solo que esta tranquilidad contrario a lo que creemos sólo logra hundirnos más en el hoyo de la insatisfacción. Esto es así porque no podemos quedarnos inertes en un mundo cuya cualidad principal es tiempo/movimiento.

Por lo tanto cuando la adversidad viene es antagónica al estado de quietud para el cual la persona principalmente se acercó al determinado «sistema de creencias», esto produce una reacción en la psiquis que nos hace decirnos algo como: «ahora que hago las cosas bien me castigas». Como aprendemos en Kabbalah los desafíos son la forma de corregir el deseo de recibir egoísta para convertirlo en recibir altruista que nos hace ascender. Esto es imposible en un mundo donde el deseo de quietud o paz que busca la persona al apegarse a la religión/dogma sea complacido.

El error que encontramos es principalmente la intención con la que «busco acercarme al Creador». Que quiero paz y un estado de quietud. En Kabbalah las emociones incluidas en la mente (sabiduría, inteligencia, conocimiento), rectifican el deseo primordial. Que yo me acerco al Creador por el camino que desee con una intención corregida de anularme ante Él.

El deseo que nos mueve hacia adelante no es el de la quietud sin desafíos sino el de lograr un amor y temor cada vez más cercano a su presencia. El amor despierta una adhesión total y el temor me empuja por encima de las limitaciones físicas que buscan separarme de Él.

Si entendemos la adversidad como lo que realmente es sin la cortina de ego que cubre la percepción física, entonces anhelar nuestro próximo desafío y amar cualquier situación por oscura que parezca dejará de ser una lucha contra todos nuestros sentidos. Y por fin podremos revelar toda la luz que está dispuesta para nuestra alma.

Todo lo mejor…

Con bendición: Jonathan.

Deja un comentario

Usted debe ser conectado para escribir un comentario.

    Suscríbete

    Suscríbase a nuestro boletin y reciba toda la informacón directamente en tu casilla de correo.

    Buscar