La realidad manifiesta.

Fecha: febrero 25, 2014 - 9:48 pm Por: Jonathan Ascanio

La realidad que muchas veces dibujamos en nuestras mentes, y la realidad manifestada en nuestras vidas es tantas veces diferente que parece que nuestros deseos no fuesen oídos por Dios. Aunque suene gracioso es una verdad que todos tenemos deseos preestablecidos: cómo será el auto que algún día tendremos, como será la mujer u hombre de nuestros sueños, como será mi empleo cuando comience a trabajar, cuan maravillosos serán todos mis futuros amigos y hasta lo hermosa que será mi primera vivienda y mis hijos.

Es muy positivo tener deseos, incluso todos, absolutamente todos nosotros debemos aspirar nada menos que la felicidad total y plena. El problema con este tipo de fijación es que muchas veces dejamos pasar oportunidades grandiosas por no mirar el panorama ampliamente. Imagínate conduciendo un automóvil (y muchos de ustedes que ya conducen a diario sabrán de lo que hablo), estas conduciendo por una vía angosta llena de paisajes y caminos hermosos, pero tú tienes los ojos puestos en la vialidad, el tráfico, y las señales en el camino. Realmente en ningún momento te das cuenta de esas cosas hermosas que vas dejando detrás de ti.

Así mismo es nuestro transitar por la vida cuando pasamos de tener deseos y sueños a tener fijaciones. Tal vez si vas a disfrutar de ese auto, casa, esposa (o), amigos, empleo e hijos perfectos, pero te aseguro que el camino para llegar a ello va a ser muy diferente a como cualquiera de nosotros lo tenga preestablecido. Y es en ese particular donde tenemos que ser abiertos, con una conciencia amplia de las cosas estaremos atentos al nuevo camino delante de nosotros que nos terminara llevando a esa mayor realización.

Desde este día y en adelante amplia tus horizontes, sueña y desea pero sin fijaciones, las mayores bendiciones están ocultas a nuestra percepción visual por ello debemos estar siempre alertas y recuerda: “la única pérdida real en nuestras vidas es el perder el día de hoy esperando el de mañana”.

Bendiciones y luz…

Con amor: Jonathan.

Deja un comentario


× 8 = cuarenta ocho

    Suscríbete

    Suscríbase a nuestro boletin y reciba toda la informacón directamente en tu casilla de correo.

    Buscar