¿Líder o seguidor?

Fecha: abril 30, 2014 - 10:16 pm Por: Jonathan Ascanio

Todos sabemos que la principal fuente de felicidad no proviene de ningún lugar externo a nosotros mismos, la verdadera felicidad está dentro de cada uno. Y uno de los principales motivos por el que no logramos ser abrumadoramente felices es porque pasamos nuestras vidas copiando formas y estilos ajenos y no desarrollamos nuestro yo interior. No tomamos de nuestra propia fuente de felicidad. Queremos copiar modas, estilos, formas de vestir y peor aún queremos copiar personalidades, trabajos, carreras, luego llevamos esto hasta nuestro nivel adulto y llegamos a decir cosas como: quisiera tener los hijos que tú tienes, la relación que tú tienes, o el hogar que tú tienes. Al final terminamos llenos de un montón de ideas y sueños ajenos y una sensación de insatisfacción tremenda. Pero, te has preguntado ¿Por qué sientes esa sensación de vacío? porque eres un seguidor y no un verdadero líder.

Imagina esta metáfora: un líder significa ser como las aves que vuelan hacia el sur en el invierno buscando el sol veranero y no morir en el intenso frio. La vida es constante cambio y movimiento, y ellos como saben el arte de volar pueden adaptarse e ir contra el viento para seguir sus metas y sueños. Un seguidor en cambio es una hoja en el viento, que aunque puede levitar durante días terminara cayendo al primer cese de la brisa. Es estático, no toma acción y no se adapta a los cambios. Cuando somos seguidores dependemos de situaciones externas que nos hagan felices y cuando estas situaciones, en el constante va y ven de la vida no se prestan, ¿qué pasa? ¿Nos adaptamos? No, terminamos inevitablemente en un cajón de sufrimiento.

Un líder no significa el puesto en que te encuentres en el tótem, no importa si eres un ejecutivo, gerente, jefe departamental, comerciante, obrero o recepcionista. Un líder es aquel que tiene la suficiente fuerza de encargarse de hacerse feliz a sí mismo para guiar a otros a través de su propio ejemplo.

Recuerdo una historia de Kahlil Gibran en el libro “El loco”. Referente a este tema que quiero compartir contigo:

Yo estaba paseando en los jardines de un manicomio cuando conocí a un joven que estaba leyendo un libro de filosofía. Su comportamiento y su buen estado de salud evidentes hicieron destacar entre los demás reclusos. Me senté junto a él y le pregunté:
‘¿Qué estás haciendo aquí?’
Me miró, sorprendido. Pero viendo que yo no era uno de los médicos, él contestó:
«Es muy simple. Mi padre, un brillante abogado, quería que fuera como él”.
«Mi tío, que es dueño de un gran emporio, esperaba que yo siguiera su ejemplo”.
«Mi madre quería que yo fuera la imagen y semejanza de su amado padre”.
«Mi hermana siempre comparaba a su marido delante de mí como un ejemplo de hombre de éxito”.
«Mi hermano trató de entrenarme para ser un buen deportista como él”.
«Y lo mismo pasó en la escuela, con el profesor de piano y profesor de Inglés, etc.- todos estaban convencidos y determinaron que eran el mejor ejemplo posible a seguir para mí.
«Ninguno de ellos me miró como uno debe mirar a un hombre, pero si como si estuvieran mirándose en un espejo”.
«Así que decidí entrar en este asilo. Al menos aquí puedo ser yo mismo”.

Hoy recuerda que una de nuestras principales misiones en esta vida es revelar nuestro propio destino y para ello necesitamos ser nosotros mismos, ser nuestros propios líderes, lo más auténticos que podamos ser. Cuando encontramos voluntad de sentido, ese “por qué” que tanto anhelamos encontrar, encontramos a su vez nuestra propia fuente de felicidad, eso que no necesita ser llenado con nada externo a nosotros mismos. Busca ser un seguidor y puede que obtengas algo. Busca ser tú mismo y terminarás obteniéndolo todo.

Todo lo mejor…
Con amor: Jonathan.

Deja un comentario

Usted debe ser conectado para escribir un comentario.

    Suscríbete

    Suscríbase a nuestro boletin y reciba toda la informacón directamente en tu casilla de correo.

    Buscar